Leer Más

Viaje de regreso

“Busca ayuda. Ve al sicólogo”, es lo que muchos amigos o familiares recomiendan, cuando te ven mal; pero, ¿porqué no recomendar lo mismo cuando te ven bien?

Obvio: porque si estás bien, no lo necesitas. Creo que esta creencia es un tanto equivocada, y va más en línea con la vieja idea de que a los sicólogos o siquiátras solo van los enfermos y locos, los deprimidos o los sicópatas. Nada más equivocado que esto.

Leer Más

Texas: the troubled state

One of the most important moments in the history of the relationship between Mexico and United States was the annexation of Texas to the last one. This conflict was a major vehicle to war they fought in the middle of the nineteen century. The popularity of the Manifest Destiny through these years, the economic benefits that westward expansion could represent and the foreign interest, of Great Britain and France, had over this region were crucial factors to wage the war.

Leer Más

Ante el duelo, vuelve a ser niño

Perder al ser amado, por la razón que sea, es doloroso. Se trata de una etapa de duelo que debe trabajarse para superarla. Algunos les llevará más tiempo que a otros. Como dice el psicólogo experto en terapias de duelo, Miguel Ángel Quemain, “el duelo puede llegar a durar toda la vida, pero la pena es la que se supera”.

A las personas que vuelven a la soltería, ya sea por un divorcio o la viudez, los esquemas de vida le cambian y debe comenzar a reinventarse nuevo. El sentimiento de tristeza permanente, mejor conocido como depresión puede hacerse presente y, de no atenderse, puede traer consecuencias mayores. “Las personas que viven un duelo sentimental ven el mural de su vida incompleto –explica Quemain– y buscarán llenar el hueco de alguna manera”.

Hombres y mujeres suelen enfrentar la situación de diferentes maneras. De acuerdo con el especialista, las mujeres suelen buscar alivio y compañía en otras mujeres, pues es con las amigas o vecinas con quienes se vuelven a sentir seguras. Los hombres, en cambio, es más común que busquen alivio con otra mujer que los cuide y los ayude a olvidar, insertándose de nuevo en la sociedad.

Como sea, solo el tiempo es el que se vuelve un aliado y aunque sentirse derrotado puede ser normal, no debemos dejar que predomine. Lo mejor es armar un plan de recuperación.

Leer Más

¿Te acuerdas de mí?

Nota introductoria

mechitaaleiEn 2002, Mercedes, mi abuela materna –en ese entonces de 80 años de edad–, había sido diagnosticada con Alzheimer cerca de 10 años atrás, y en ese año se encontraba en la segunda etapa de la enfermedad. No sobra decir lo especial que era ella para mí, pues fue la mejor cómplice durante mi infancia. Yo era su nieta más grande, y sí –aunque se pongan celosos mis primos– probablemente era su consentida.

En esa época, yo ya llevaba dos años estudiando periodismo en la universidad, y por primera vez tuve que realizar un reportaje. Lo vivido con mi abuela, durante su enfermedad, fue una experiencia que me marcó para siempre, por lo que necesitaba saber todo lo que se pudiera sobre la demencia senil y el Alzheimer. Así que ese fue el tema que elegí para cumplir con el proyecto académico.

mechitaaleiiLo de menos fue la calificación que obtuve –sinceramente, ni siquiera la recuerdo– sino los efectos que tuvo en mi familia al leerlo, sobre todo en mi madre, quien era la cuidadora primaria de mi abuela. Nuestra forma de afrontar la realidad cambió gracias a este inocente trabajo universitario, y me hizo descubrir mi verdadera vocación, en la cual me sigo desempeñando hasta el día de hoy.

Mi abuela murió en 2005, a los 83 años, no muy consiente de lo que estaba sucediendo en los minutos finales de su vida. Debido a los delirios provocados por su Alzheimer, ella se fue pensando que estaba en medio de un bautizo (claro, doctores vestidos de blanco, sus hijos y nietos cerca de ella y los flashes de las pruebas de gabinete hospitalario, le hicieron pensar que todo era una fiesta). Partió justo un año antes de graduarme, por lo que tampoco pudo apreciar a su primera nieta hecha toda una doble licenciada (por aquello de las dos carreras que me eché).

mechitaSin embargo, al día de hoy no la recuerdo con tristeza; al contrario, estoy segura de que donde quiera que está me sigue acompañando en los momentos más importantes de mi vida, como lo hizo con este reportaje que me estrenó como la periodista y diseñadora que soy hoy en día.

Es extenso para ser un texto en un blog, pero aún así lo quiero compartir, con la esperanza de que le sirva –tanto como a mí– a alguien que esté atravesando por una situación similar, con algún familiar o amigo demencial.

Leer Más

¿Y tú, para cuándo?

Soltero: primero, adjetivo para indicar a aquel que no está casado; segundo, adjetivo para referirse a algo (o alguien) que está suelto o libre. Ojalá fuera así de sencillo explicarle a los demás el estado civil que hemos elegido, con simplemente agarrar el diccionario y leerles a nuestros cercanos la definición –que, por cierto, si me lo preguntan, prefiero la segunda que la primera. Lamentablemente, definir algo en la vida nunca resulta fácil y aunque, en muchas ocasiones, nosotros lo tenemos perfectamente claro, para los demás ser soltero por elección propia resulta algo inconcebible.

Por todos lados nos invaden con preguntas o premisas que constantemente debemos responder –o al menos eso esperan de nosotros. Cumplir con las expectativas de los demás se vuelve una misión imposible y los prejuicios se ponen a la orden del día. Pero no nos agobiemos, justamente estar seguros de lo que deseamos para nosotros mismos es lo que nos dará las armas para responder a esas situaciones incómodas y salir bien librados de ellas.

Dicen que las conversaciones inteligentes son como los partidos de tenis: uno lanza una bola y si la respuesta del otro es aguda, nos obligará a pensar y mejorar nuestro próximo saque. Así que a partir de este momento imaginemos situaciones en las que podríamos vernos inmersos y veamos cómo podemos salir bien librados de ellas.