Leer Más

Me he enamorado de nuevo, ahora a la portuguesa

Después de viajar por Europa durante un año, mi corazón quedó prendado de dos lugares: Islandia y Portugal. Del primero hablaré en otra ocasión. Hoy, quiero hablar de mi amor por la cultura lusa. Tristemente, algunos ven a este pequeño país europeo como el patio trasero de España, y es una de la concepciones más equivocadas que hay. De hecho, pocos saben de la influencia inglesa que Portugal posee. Y, por eso, de los países de dominio latino, es el que más admiro. No solo ha sabido salir de una de las crisis más fuertes que nos ha tocado vivir, sino que la gentileza de su gente y su riquísima historia son lecciones que le dejan a cualquier viajante en cada una de sus esquinas.

Leer Más

Hacen falta más ídolos

Ya han pasado varios años desde que el documental Senna estuvo deambulando por las salas de cine de nuestro país. A estas alturas, estoy segura que todos los aficionados al automovilismo ya la vieron y ya forma parte de su colección de películas favoritas, pero, ¿porqué hablar de este corredor ahora? Quienes son fanáticos saben que no se necesita pretexto, sencillamente fue un hombre que cambió la historia en las pistas de carreras, pero no solo eso, su calidad humana lo hizo trascender fuera del automovilismo y provocó que personas –como yo– alejadas completamente de la adrenalina de los motores, lo colocáramos en nuestra galería de ídolos.

Leer Más

Un instrumento no solo para el retiro

Una preocupación constante entre los profesionistas es el retiro. No importa si faltan 10, 20 o 30 años para que ese momento llegue, pues para cualquier plazo se necesita un plan. Desde 1997 existe un recurso que se ha vuelto ley para todos los trabajadores: las administradoras de fondos para el retiro (afores). Por eso, entender su funcionamiento y alcances es fundamental para poder sacarles el mejor provecho.

Leer Más

Un minuto de silencio

Ese tiempo es el que se dedica a aquellas víctimas de algún suceso trágico. Un minuto de silencio para llorar, para recordar, para homenajear, para reflexionar y finalmente para olvidar. En 2011, los sucesos ocurridos en Noruega nuevamente nos obligaron a dedicar un minuto de silencio que no ha durado solo 60 segundos, sino un poco más.

Aunque ya tiene algunos años que escribí este breve texto, hoy, con todo lo ocurrido en el mundo (incluido Trump) tiene más vigencia que nunca. Así que aquí va…

Leer Más

La voz que dijo moriría de amor

amylivesComo a muchos, la muerte de Amy Winehouse me consternó. No solo porque se trataba de una voz profundamente talentosa y atormentada, ni tampoco porque fuera una adicta más de 27 años que sucumbe en la batalla dentro de las filas de la música, sino porque es una joven producto de la realidad que vivimos. Una realidad donde se honra al individuo y se olvida a la comunidad, una realidad donde es más fácil aspirar una línea de coca que tratar de salir a las calles a cambiar el mundo, una realidad llena de fanáticos irracionales y desamor a la vuelta de la esquina. Todas esas circunstancias sumadas son las que hacen de personas tan frágiles como Amy, presas de sus propios demonios, pero también de su propio talento.

No fueron necesarios 20 álbumes ni 10, vaya, ni 5 siquiera para que esta mujer dejara su huella en la escena musical y en la moda. Trajo al presente sonidos de jazz y blues que para muchos jóvenes les resultaban “nuevos”. Trajo esa rebeldía y esa profundidad de voz que muchos buscamos con constancia, y ahora nos deja con la deuda de apenas un tercer disco y una presentación en nuestro país, con la suficiente cordura para acordarse de quién era y qué hacía.

Leer Más

Dale un giro a tu carrera

Estudiar un posgrado para algunos más que un deseo se ha convertido en una exigencia del sector en el que se desenvuelven. Pero la decisión ya no es como cuando uno tenía 18 años y tenía que elegir qué estudiar, pues el escenario y los retos son diferentes. Cuando uno ya cuenta con una trayectoria laboral, las responsabilidades cambian. Incluso, nuestra vida personal ya no es la misma, porque quizá ahora tenemos familia o personas que dependen de nosotros –como pueden ser los propios padres– o simplemente hemos asumido otro tipo de compromisos: la compra o renta de una casa, de un coche o algún crédito personal (tarjeta de crédito), entre otros.

Como toda decisión importante en la vida, uno debe tomarse una pausa para reflexionar varios aspectos. La primera pregunta que debemos respondernos es por qué hacer un posgrado. Muchas personas lo hacen buscando un cambio de carrera, otras porque están persiguiendo un ascenso y unas tantas más por el mero placer de regresar a la academia.

El motivo importa porque te puede dar las primeras pistas para ir cerrando el abanico de opciones. Por ejemplo, si tener una maestría es una condición para que te asciendan en tu trabajo (situación que en las instituciones financieras suele darse con frecuencia), quizá la opción de irte al extranjero queda descartada, pero por otro lado es probable que la propia compañía te ayude a solventar el gasto.

Ahora bien, si lo que buscas es darle un giro a tu carrera, pensar en otro país puede ser más factible. Claro, eso si no tienes familia, porque justamente el entorno es otra de las variables que debes tomar en cuenta. ¿Tienes hijos? ¿Cómo les afectaría si tu regresas a estudiar? ¿Tu sueldo te alcanza para solventar el gasto de la matrícula? Las respuestas serán otros parámetros que te servirán para hacer la elección de tu programa.