El misterioso hombre de azúcar

Este documental dirigido por Malik Bendjelloul reúne dos de mis grandes pasiones: la música y el cine, y cualquiera que las comparta debe correr a verlo. Searching for sugar man que ganó el Oscar como Mejor Documental en 2012, estuvo proyectándose durante la Gira Ambulante y después en el Festival Internacional de la Cineteca. Algunos rumores decían que quizá llegaría al circuito comercial, pero lo mejor era hacerse de él por los propios medios, tal como fue mi caso. Lo importante fue no perdérselo por nada del mundo. 

Hombre de azúcar

Esta cinta narra la búsqueda emprendida por un par de fanáticos para encontrar a un músico que hizo historia en Sudáfrica sin él mismo saberlo. Como toda leyenda del folk de los 70, Rodríguez, se presenta como una figura enigmática, revolucionaria, cercana a la gente y a sus problemas cotidianos. “No había un solo sudafricano que no tuviera cuando menos uno de sus discos: Cold fact”, aseguran. Pero, ¿qué fue de él? Esa es la pregunta que se intenta responder a lo largo de la película.

Sixto Rodríguez

Es un documental que emociona hasta la médula, tiene un manejo del suspenso excepcional y sobre todo sorprende. Son de los que cuando termina, a uno le dan ganas de aplaudir. Rodríguez es de esos héroes anónimos que ya no se encuentran tan fácilmente y es inevitable no terminar convertido en fan.

Un poco más…

Les dejo la página oficial de la película, donde además se pueden hacer de ella, y un sitio con todos los datos curiosos de la vida y obra de Sixto Rodríguez, mejor conocido como Sugar Man.

Malik Bendjelloul

Apenas este año (2019) me entero que Malik se suicidó dos años después de haber recibido la fama internacional, gracias al documental del que hablo aquí. La depresión hizo mella y nos arrebató a un artista más. Triste. Pensé en escribir algo al respecto, pero al intentarlo me he encontrado con esta columna de un avezado en las letras que lo ha narrado mucho mejor de lo que yo podría hacerlo. Les dejo el enlace al texto para que lean a Jorge F. Hernández La muerte es un viaje sin regreso y ni así la búsqueda termina.