Un mexicano en las grandes ligas

Sé que me tardé mucho en escribir sobre esta película, pero tampoco podía dejar de hacerlo, pues creo que merece la pena. Si tuviera que elegir a mi director de cine mexicano contemporáneo sin duda sería Guillermo Del Toro. El hombre no solo ha trascendido en la historia del séptimo arte nacional, sino que su fama llega más allá de nuestras fronteras. Además, y con esto resumo todo, es un verdadero genio.

Guillermo del Toro

La capacidad de Del Toro para crear mundos paralelos y personajes surreales nunca antes vistos es a lo que yo llamo originalidad. No es que no haga referencias o no saque inspiraciones de algún otro lado, eso todos lo hacemos, pues bien dice el dicho que “no hay nada nuevo bajo el sol”. Sin embargo, lo que Del Toro hace es tomar todo ese marco de referencias para crear algo totalmente nuevo. Si no me creen basta con ver la saga de Hellboy o la maravillosa cinta de El laberinto del fauno.

En esta ocasión, con Titanes del Pacífico, el fantástico director mexicano lo vuelve hacer. Se trata de una película de grandes efectos especiales que narra la batalla entre monstruos y robots con el hombre insignificante en medio. Corrijo: robots como una extensión de las limitaciones del hombre. ¿El motivo del conflicto? Es lo de menos. Cualquier explosión nuclear o invasión alienígena resuelven el asunto. Lo maravilloso de la película es lo bien hecha que está, pues perfectamente se cuela entre las grandes producciones de Hollywood. Y sí, está hecha por un mexicano.

Pacific Rim

El arte de los personajes tiene todo el sello de Del Toro: retorcidos, con una moral compleja, sentimientos desbordados y una gran inyección de adrenalina. 

Aunque la película tiene claras remembranzas a Godzilla y a la ciencia ficción oriental, no deja de ser una historia original que te mantiene en el filo del asiento (y más si tuvieron la oportunidad de verla en 3D, que en esta película vale completamente la pena).

No estoy segura de que todavía la encuentren en cartelera, puede ser posible que sí, sobre todo si están en provincia. Si no es así, entonces no duden en hacerse del blu-ray cuando salga, ya que les hará pasar un rato agradable, de esos en los que uno solo busca pasarla bien con un poco de cine sin pensarle demasiado.

Un poco más…

Hellboy

Lo que sí no dejen de ver, si es que no lo han hecho ya y son fanáticos del cine de ciencia ficción, es la serie de películas de Hellboy. Admito que me resistí por mucho tiempo a verlas, pues ese personaje rojizo no llamaba nada mi atención. Afortunadamente, un buen colega me sacó del error y me sentó a verlas, por lo cual ahora le estoy agradecida. Y, bueno, del Laberinto del fauno, sobra decir cualquier cosa. Sencillamente, tienen que verla.

Por cierto, también les dejo una entrevista publicada recientemente en El País, que refleja mucho de la personalidad del que es uno de mis directores consentidos.

* Y todo esto lo escribí por allá del 2012, cuando mi adorado Guillermo todavía no hacía la Forma del agua, se llenaba de Premios Oscar y se volvía un referente de México en el mundo. Así es uno de mis ídolos y sigue sin decepcionarme.