Hombre fuerte, hombre hermoso

Pensé mucho en qué iba a escribir al respecto de la última versión de Superman. Incluso, dudé en hacerlo. No tanto porque no valiera la pena, sino porque cuando se habla mucho de una película, siento que me queda poco qué decir.

Al final decidí agarrar el teclado y hacer la prueba. 

¿Con cuál te quedas?

El hombre de acero fue el nombre con el que se promocionó esta película para intentar sacudirse los anteriores fracasos en taquilla derivados de este superhéroe. Y es que uno puede hacer la prueba en donde sea y el resultado casi siempre será el mismo: “Yo no soy muy de Superman, pues eso del hombre que todo lo puede con facilidad aparente… Mmm, no me convence. Prefiero Batman. Él es más humano, más oscuro”.

Con esa sentencia, casi cualquier intento por hacer una película de Superman está condenada, pues en efecto: es el superhombre llegado del espacio exterior que todo lo puede, y no hay más qué decir. ¿En serio? Por primera vez, esta última película me hizo dudar.

Aunque no es una película inigualable, trata de mostrar justo la parte que a todos les gusta: un Kal-El atormentado por su propio origen, mitad humano, mitad kriptoniano, que no es de aquí ni es de allá, que se cuestiona si vale la pena luchar por la raza humana. No sé ustedes, pero yo varias veces me he planteado la misma interrogante: ¿merecemos ser rescatados? Casi todas las ocasiones concluyo que sí, aunque confieso que a veces no me siento muy convencida (más cuando manejo por las calles de la Ciudad de México en donde la única ley que prevalece es la de la selva).

Debilidad

Si la anterior reflexión no es suficiente para decidirse ir a ver El hombre de acero, no importa, pues hay varios motivos más para no perdérsela: los efectos especiales, el reparto, Amy Adams, pero sobre todo (ustedes perdonarán, caballeros) Henry Cavill, el hombre más hermoso sobre la faz de la tierra en la actualidad. Sí, esto no es nada profesional y es 100% hormonal, pero es todo lo que se puede decir al respecto: ¡Qué hombre! Así que, chicas, vayan y fantaseen un rato, mientras ellos disfrutan de las peleas.

Un poco más…

Si quieren disfrutar más de Cavill, échense la serie The Tudors, donde aparece acompañado de otro guapo: Jonathan Rhys Meyers. También les dejo una página para fans y, como siempre, la ficha de la película. Aunque seguramente con esta no sufrirán para encontrarla, pues la tendremos en cartelera un buen rato.