Una vez más, niña mala

Luis Mario Moncada y Tessa Ía.

El tema es fuerte: la pedofilia, pero, ¿nada más? No, Hard Candy, es un término utilizado principalmente en Estados Unidos, “por los usuarios de redes sociales y ciertos portales de internet que manejan contenidos gore, de violencia, pornografía y muerte, que se refiere a un ‘caramelo duro’, algo que de momento es dulce, pero que será muy difícil de ‘masticar’. También usado para definir a una usuaria menor de edad”, dice Lucero Lozano en el Excélsior, es además el título de una excelente película de David Slade, lanzada en 2005, y de una puesta en escena mexicana, que deja mucho que desear, estrenada en la cartelera estelar del Centro Cultural Helénico. Ambas propuestas basadas en la historia original de su creador Brian Nelson.

Ellen Page y Patrick Wilson.

Y no es malinchismo, pero definitivamente para disfrutarla un poco más, quizá habría que ver primero la obra de teatro para cerrar con el verdaderamente perturbador film. ¿Porqué lo digo? Lo puedo resumir así: se trata de una historia cruda que para nada desata carcajadas, pero que en las malas actuaciones de Tessa Ía y Luis Mario Moncada es lo primero que provocan. En cambio, la Harley Starks (de la joven Ellen Page) y el Jeff Kohlver (de Patrick Wilson) realmente nos tienen al filo del asiento, preguntándonos: ¿quién es la verdaderamente víctima y quién el victimario? ¿Justicia por propia mano? ¿Vengadora anónima o psicosis social?

Lo rescatable de la obra mexicana es la escenografía, los recursos audiovisuales y una pasable dirección teatral. Quizá el nombre de la protagonista nacional les suene, porque en efecto se trata de la misma que estelariza la película Después de Lucía, y considerada la nueva y joven revelación actoral (que tras ver la obra, me hace dudar de que sea así, aunque en la película de Michel Franco no lo haga mal).

En fin, es una obra que tiene toda la infraestructura de marketing que suele implementar Ocesa, y que si no tienen nada mejor que hacer, podrían ir a verla. Pero insisto, la película creo que es muy superior y las comparaciones resultan inevitables.