Hiperrealismo y Hard Rock

El hiperrealismo de Ron Mueck

¿Cuántas veces nos paramos frente a un espejo para vernos? Seguramente varias, ¿pero cuántas de ellas lo hacemos con verdadera dedicación, mirando cada detalle?… La exposición de este escultor australiano es justo eso, como si uno se introdujera a una casa de espejos con aumento y otros quizá deformados, pero al final en todos ellos lo que vemos sigue siendo nuestro reflejo. Eso es Mueck.

En la cama, 2000. Obra de 7 metros de largo por 4 de ancho. Foto: Collection Fondation Cartier pour l’art contemporain, Paris.

Este artista nació en 1958 y, a pesar de haber empezado su carrera como realizador de efectos especiales con animatronics, pronto, empujado un tanto por la insistencia de su suegra, decide incursionar en los caminos difíciles del arte.

Sus obras realizadas principalmente con silicona, fibra de vidrio y acrílico han sido catalogadas dentro de una corriente llamada hiperrealismo, porque como su nombre lo dice, a él lo que le gusta es trabajar con la realidad aumentada (o disminuida, también).

En 2011, la exposición en el Antiguo Colegio de San Ildefonso trajo nueve piezas de este artista, entre ellas, la más representativa es la de una mujer monumental recostada con una mano tocándose el rostro. Aunque no fue precisamente la que más me impactó, sí se acercó a ello.

Hombre en bote, 2002. La expresión de su rostro es como de quien está expectante hacia un viaje indefinido… ¿Será que por eso me gustó?

Más bien, mi pieza favorita de dicha exposición fue la de un hombre en una balsa, creo que la expresión en su rostro poco le faltaba para hablarme y por un momento no supe si yo era la que observaba o la que estaba siendo observada.

Definitivamente, es un artista que no hay que perderse cada que se lo encuentren, porque nos invitará a reflexionar acerca de nosotros mismos.

Un poco más…

La primera liga es la del Museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso, donde podrán encontrar todos los datos de horario, precios y ubicación. La segunda es a una página donde pueden observar fotos de otras de las piezas de Mueck que no trajeron a México y el backstage del montaje…


Otra de Marilyn Manson

Debo confesar que esta exposición solo me atrajo porque venía incluida en el boleto para ver la de Ron Mueck en el Museo del Antiguo Colegio de San Ildefonso, y no es que me considere una snob o, por el contrario, una persignada, sino que sencillamente, aunque Marilyn Manson me parece un hombre inteligente, no convivo con su música ni el culto entorno a su persona.

Pero debo decir que esta vez el morbo me atrapó.

La museografía fue adecuada, porque desde que uno entra, el color gris de las paredes nos coloca en el mood necesario para ver las 30 acuarelas que conforman la exposición, que por cierto produjo entre 1999 y 2008.

When I get old, Marilyn Mason, 2002.

Mason decidió darse un tiempo para explorar este nuevo camino en el arte, casi siempre por las noches, cuando una mezcla de insomnio y desvelo permite que sucedan las reflexiones más profundas. Sin embargo, él solo admite que tenía algo que transmitir a los demás y eso lo llevó a tomar los pinceles.

The path of misery se trata de su visión de la realidad y de las cosas que nos han tocado vivir, y debo decir que en eso no se equivoca, pues el mundo vaya que tiene cosas sombrías que mostrarnos, pero también admite que más que dar respuestas, nos comparte las mismas interrogantes que muchos nos hacemos con respecto a la vejez, el amor, nuestros padres, la mujer, los políticos, etcétera.

Su técnica no me parece la mejor, ni tampoco se trata de un gran artista plástico, simplemente creo que se debe recibir como lo que es, como un cantante de hard rock que decidió agarrar las acuarelas y pintar un poco, ni más ni menos, como lo hubiéramos hecho tú y yo, pero sin gozar de la fama y poder de atracción que tiene su nombre.

Un poco más…

Esta exposición estuvo en nuestra ciudad hace algunos años, así que si no pudiste verla en vivo y a todo color, aquí te dejo unos links, en donde encontrarás un poco más acerca de qué se trató. Te recomiendo sobre todo la cápsula de TV UNAM en YouTube, donde podrás ver algunas de las obras expuestas con una de sus canciones más famosas de fondo.

Así lo dijo:

“Me siento muy agradecido por estar aquí, no como una celebridad, sino como un artista. Me importa mucho estar en un recinto como este y poder conectarme con la gente a través de mis pinturas. Además, creo que el arte no es acerca de respuestas, sino de preguntas, por eso he venido aquí a plantear las que me he hecho a mí mismo”.

Marilyn Manson, en la rueda de prensa que atendió en la Ciudad de México con respecto a la exposición The path of misery montada en un recinto del Centro Histórico.