A dos bandos

Tras estar escuchando comentarios sobre lo que sucedió con Amat Escalante en Cannes en 2013, mi curiosidad por ver Heli creció, y más aun cuando algunos de mis colegas periodistas tuvieron la oportunidad de verla en función de prensa antes que nadie. Simplemente no paraban de hablar bien de ella y de lo mucho que los impactó.

Esta semana al fin fue mi turno y, definitivamente, fue una experiencia espeluznante. La película está muy bien hecha. Las tomas panorámicas son dramáticas, nada les sobra ni les falta. Se nota el cuidado de dirección y la estética ayuda al discurso.

De la trama basta decir: habla del narcotráfico en nuestro país; es decir, es cruda y brutalmente realista. No recuerdo bien si está situada en una región en particular, pero creo que tampoco es relevante, pues podría ser en prácticamente cualquier rincón del país. No diré más, pero se trata de esos ‘baños’ de realidad que a veces uno necesita para realmente reflexionar más allá de la apatía e insensibilidad que generan las noticias diarias.

Amat al centro, con los protagonistas de Heli.

El reparto es sensacional. Tuve la oportunidad de ver a los actores en persona, pues estaban sentados tan solo unas filas delante de mí en la sala de la Cineteca. Son tímidos y renuentes a ‘lucirse’, pero es que no es necesario. Lo visto en pantalla es más que suficiente para saber de su profesionalismo.

También estaba por ahí el director de la cinta y cuando terminó paso al frente a presentarse, recibir aplausos y cerrar la frase con una sencilla sentencia: “Si esta película les provocó algo, algún sentimiento. Por favor, compártanlo e inviten a la gente a verla. La intención de la película es justamente esa”.

Por eso, heme aquí haciendo mi tarea.

Un poco más…

Heli no se trata de una película que busque espantar turistas, sino solo de retratar una triste realidad de nuestro país. No debe provocar pánico; sin embargo, lo hace. Dicen que durante la proyección en Cannes, hubo gente que se retiró de la sala, pues no pudo soportar las escenas más violentas. A mi más que repugnancia, me provocó coraje. No sé a qué temerle más si a los narcos o a los policías y ejército que dicen combatirlo.

En fin, afortunadamente, nada de eso contuvo a los jueces de otorgarle a Amat el reconocimiento como el Mejor Director del festival.

Para saber más sobre la peli, les dejo la ficha técnica. Si no pudieron verla en las salas de cine, búsquenla, vale mucho la pena: http://www.imdb.com/title/tt2852376/