Una llamada desesperada

Dudé un poco en escribir acerca del montaje de La voz humana, porque bien a bien sigo sin decidirme a dictar un veredicto; o sea, no sé si me gustó o no. Sin embargo, al tratarse de un texto creado por un dramaturgo consagrado, Jean Cocteau, vale la pena el riesgo. Y no solo por eso, sino porque su protagonista es una de la mejores actrices con las que actualmente cuenta México, sin lugar a dudas. Me refiero a Karina Gidi, a quien pueden apreciar en una clase magistral de actuación en la obra Incendios, de la que mucho ya he hablado en este blog.

Esta obra de teatro que estuvo en la cartelera del Foro Shakespeare fue dirigida por Antonio Castro –conocido por su genial trabajo en Las obras completas de William Shakespeare Abreviadas y El filósofo declara– y producida por Ink Teatro –sí, los mismos de Más Pequeños que el Guggenheim–, así que como verán talento hay.

KarinaGidiMás que un monólogo, esta obra retrata el diálogo de una mujer sumergida en el desamor y su pareja que se asemeja más a un fantasma. Para cualquier mujer que ha vivido el desencanto y el engaño, identificarse es cosa fácil. Pero es ahí donde quizá no la disfruté tanto como hubiera querido, pues aunque la puesta en escena puede provocar algunas risas, en realidad me parece que es un drama profundo.

Aunque la experiencia la he vivido en carne propia, cuando el dolor pasa y uno observa a distancia la situación resulta difícil entender por qué una mujer que cree estar enamorada es capaz de dejar la vida en un hombre que sencillamente no la valora.

Respuestas, explicaciones, teorías hay miles, y aun así me sigue pareciendo un misterio que quizá solo pueda resolverse con un viaje a lo más profundo de nuestra propia persona. Dicen por ahí los psicoanalistas que en el conocerse a uno mismo está la solución, y aquí entre nos, creo que tienen razón.

En fin, como suelo hacerlo por aquí, les recomiendo esta obra, pues independientemente de que les guste o no, seguramente los invitará a una buena reflexión consigo mismos, o si no, al menos a una rica charla con su acompañante.

JeanCocteauUn poco más…

Como muchos franceses, Jean Cocteau fue una figura enigmática, un poco atormentada, pero eso sí, profundamente talentosa. Incluso, pueden encontrarse varios sitios que tan solo recopilan sus ‘frases y pensamientos’, pero más allá de eso merece entrarle a su obra. Así que aquí les dejo algo sobre su vida y sus virtudes, además de una reseña más completa de la obra de teatro que aquí menciono.

Así lo dijo:

“Un vaso medio vacío de vino es también un vaso medio lleno, pero una mentira a medias, de ningún modo es una media verdad”.

Jean Cocteau, dramaturgo, poeta, loco y sabio otro poco