Vale la pena un mundo mejor

A casi más de un año, por fin le abrieron espacio en la cartelera comercial a esta película. Fui de las que se la perdió cuando nos la trajo la Cineteca, también fui de las que se enteró que salió premiada en la entrega de los Globos de Oro y de los Oscar en 2011 y, de la misma manera, fui de las se metía todas las semanas a ver las carteleras del circuito comercial para ver si al fin le darían una oportunidad de exhibirla en pantalla.

Ayer, ¡se me hizo! La vi y me costó mucho trabajo no salir corriendo a escribir en mi computadora sobre ella, pero al fin estoy aquí.

En un mundo mejor (Hævnen, Susanne Bier, Dinamarca, 2010)

¿Cómo describir una película que muestra lo peor y lo mejor del ser humano? ¿Cómo detallar lo que significa un hombre justo, uno de esos casi ángeles que deambulan por la tierra? La cineasta Susanne Bier lo hace y de una manera verdaderamente extraordinaria. Como espectador amante del cine, no solo se vive la película, sino que se ve sometido a la misma dualidad de odio y amor que maneja Bier.

Por momentos uno se siente identificado y clama justicia, incluso, pide ver una reacción agresiva frente al violento. Sí, uno se siente verdaderamente enojado y cobija la furia de Christian, uno de los personajes más tenebrosos de la cinta.

Las actuaciones son magníficas, las tomas, los escenarios y la música que acompaña estremece. Pero, para mi gusto, quienes se llevan las palmas son Mikael Persbrandt (Anton) y William Jøhnk Nielsen (Christian), quienes con sus interpretaciones nos desafían constantemente.

Así lo dijo:

“Si le devuelvo el golpe a un imbécil, entonces, yo seré un imbécil también”.

Anton, médico voluntario

y uno de los personajes protagónicos.

Dos familias con problemas no muy distintos a los que encontramos en las nuestras. Dos amigos daneses que se encuentran por casualidad y luchan por entenderse ¿o defenderse, quizá? ¿Y qué tiene que ver en todo esto África? Por unos instantes pareciera estar completamente desligado, pero al final uno lo entiende.

No se trata de una simple película más, sino de un acto de reflexión… ¿será que vale la pena plantarse en la lucha serena por un mundo mejor? Yo aún no puedo contestar con precisión esa pregunta que se nos plantea. Por eso, lo mejor, estimado lector, es que vayas corriendo a verla antes que la voracidad de Hollywood haga de las suyas en nuestra cartelera.

Algo muy bueno está sucediendo en el cine nórdico, así que habrá que seguir cazándolo en los cines de nuestro país.

Un poco más…

Susanne Brier

Aquí te dejo los links donde podrás encontrar algunas fichas técnicas de este film y su tráiler.

Pantallas

alitaparavolar View All →

Buscadora de tesoros y coleccionista de historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Viajando con Ciencia

Ideas para hacer turismo de una forma diferente

neurociencia neurocultura

Una fusión de saberes, la piedra rosetta entre la ciencia y las humanidades.

Culturalia

Un Blog sobre la literatura, el teatro, el cine, la televisión, la historia...

A %d blogueros les gusta esto: