¿Quién te da más?

Tener cultura financiera o no tenerla puede ser la diferencia entre sufrir por dinero o vivir con holgura. Desgraciadamente, hasta el día de hoy, aunque se hacen esfuerzos en materia de educación financiera, no son suficientes, y como no son cosas que se enseñen en la escuela, es responsabilidad de uno aprender ciertos conceptos para poder dominar nuestra cartera.

Ahorrar no es lo mismo que invertir. Cuando ahorras únicamente acumulas el dinero que te sobra sin protegerlo de la pérdida de poder adquisitivo. En cambio, cuando inviertes, estás poniendo a trabajar tu dinero con un poco de estrategia y asesoría para multiplicarlo. Y no solo eso, sino que estableces una relación ganar-ganar con quien lo recibe.

En la actualidad, no basta con tener tu dinero en una cuenta de ahorros o de nómina, porque ya son muy pocos los bancos que te pagan por ahorrar. Lo que muchos no saben es que no solo existe ese intermediario financiero, sino que forma parte de un sistema de categorías un poco más amplio.

bancosenmexico

Hablemos de ellas. Cuando tienes un dinero que te sobra y que no vas a utilizar por un periodo determinado, es momento de hacer una pausa para revisar dónde lo vas a colocar. Básicamente, existen tres opciones:

  1. Bancos: con el dinero que les brindas, ellos se encargan de prestárselo a otros con un interés de por medio. Tristemente, han olvidado que su negocio era captar dinero, más que prestarlo, por lo que ahora se preocupan más por lo segundo, esperando que la gente sea desordenada para poder ganar un poco más con sus fallas.
  2. Empresas: cuando les prestas tu dinero, también te lo devuelven con un rendimiento, pero aquí lo importante es que te vuelves “socio” de ellas. Si ellas ganan, tú también, y lo mismo sucede si pierden. Generalmente, si se trata de una buena empresa, ese dinero lo ocupará para crecer más para así ganar todos, pero como sabemos: esto no es una ley escrita en piedra. Sin embargo, vale la pena arriesgarse con ellas, pues su información suele ser pública y podemos analizarla antes de tomar una decisión. Todo este proceso se lleva a cabo en el mercado de valores (acciones) a través de una casa de Bolsa.
  3. bonomexicoGobierno: si decides darle tu dinero a la administración gubernamental, idealmente (suponiendo que no hay corrupción), ésta la utilizará para financiarse y, como las dos opciones anteriores, el gobierno te brindará un interés por tu préstamo a través de la compra de bonos o cetes.

Como ya lo mencionamos, la opción más recurrente y conocida es la primera, pero por la misma razón también es la que menos dinero te puede dejar. Para tener un parámetro a vencer (benchmark) que nos ayude a contestar: ¿dónde pongo mi dinero?, podemos empezar con el más básico: la inflación.

mercadodevalores

Sabemos que esta variable la mide un órgano desconcentrado del gobierno –el INEGI– y que en los últimos años ha oscilado entre 4 y 4.5%; sin embargo, la realidad es que ese porcentaje puede ser muy superior para cada uno, según lo que se acostumbre gastar. Por eso, es lo mínimo que podemos esperar de un instrumento de inversión (rendimiento), si no de otra manera, no solo no estaremos ganando más, sino que en términos reales nuestro dinero valdrá menos con el tiempo.

Si el instrumento donde tienes tu dinero –sea un pagaré, cuenta de ahorro bancaria o fondo de inversión– no te ofrece un rendimiento superior o cuando menos igual al 4.5%, ¿qué esperas para sacarlo de ahí y buscar otra opción que te permita lograr tus metas financieras?